Tíbet. Un viaje al techo del mundo

Tíbet no es ya el reino prohibido. Si visitar el Tíbet ha estado durante mucho tiempo en su lista de deseos, ahora es el momento de hacerlo realidad.

Es un viaje que hay que preparar concienzudamente, elegir las mejores fechas, disponer de buenos guías, tramitar los permisos y conocer y disponer de la documentación necesaria para visitar el país sin problemas.

Pero no tendrán que ocuparse de nada; déjelo todo en nuestras manos y Enchanting Travels organizará su viaje privado por el Tíbet, del que hablarán hasta tus nietos.

El Tíbet se conoce como el Techo del Mundo porque se encuentra a una altitud promedio de 4500mts sobre el nivel del mar. Y para viajar al techo del mundo, como es lógico, hay que prepararse.  Nada más llegar a Lhasa, situada a 3650 mt de altitud, los viajeros se quedan literalmente sin aliento; es el efecto de la falta de oxígeno propia de la altura. Pero nada de que preocuparse. Sólo necesitará un tiempo para adaptarse a la altura. Nada mejor para ir acostumbrándose al ritmo lento y calmado del Tíbet.

Una vez aclimatados a la altura, prepárense para volver a quedarse sin aliento, pero esta vez ante la visión de las maravillas que le esperan durante su viaje.

En su viaje por el Tíbet va a ver a los monjes y monjas budistas postrados frente al Templo Jokhang de Lhasa. Su azotea ofrece una vista espectacular de la Plaza Barkhor, sin duda el mejor lugar para comprar objetos artesanales y vivir de primera mano el ambiente que se vive en la capital del Tíbet.

El emblemático Palacio Potala, fue la residencia del Dalái Lama desde 1649 hasta 1959. El Palacio se encuentra en lo alto de la llamada colina roja, a 3700 metros de altura sobre el nivel del mar. Se construyó sobre las ruinas del palacio del rey Songsten Gampo  Está compuesto por un laberinto de habitaciones y templos, donde los monjes buditas dedicaban el tiempo al estudio y oración.

Cerca del monasterio de Sera, una anciana, haciendo girar una rueda de oración, sonríe cálidamente. En poco tiempo, usted sentirá la energía espiritual del Tíbet, presente en el paisaje, es sus calles, en sus templos y en cada rincón de este bello país.

Las aguas azul turquesa del Lago Yamdrok que se encuentra a 4440 metros de altitud, brillan bajo la luz del sol, reflejando los cielos despejados del Himalaya. Los peludos yaks, el animal más querido por los tibetanos, pastan en las vastas mesetas a gran altitud. El Campamento Base Norte del Monte Everest , a 5150 metros de altitud, es accesible por carretera, sin necesidad de trekking.

A continuación encontrará información detallada de otros interesantes destinos en el Tibet: Gyantse, Shegar, Shigatse y Tsetang.

Tíbet es un lugar fascinante, en la meseta de los Himalayas, un terreno casi inhóspito, con gente acogedora.

Mapa

La mejor época para viajar al Tibet

El mejor momento para viajar al Tíbet y Lhasa es entre los meses de abril a octubre, cuando el país disfruta de temperaturas agradables y las lluvias no son tan fuertes.

Las mejores fechas para disfrutar de las vistas del Monte Everest, son en abril, mayo, septiembre y octubre.

Durante los meses de febrero y marzo, concidiéndo con el Año Nuevo Tibetano, el país permanece cerrado a los visitantes extranjeros.

Primavera: en los meses de abril y mayo el Tíbet disfruta de un clima muy agradable con poca lluvia. El deshielo trae consigo la apertura de las carreteras que habían estado cerradas por las nieves, por lo que es el mejor momento para visitar las zonas de mayor altitud del país. Las temperaturas.

Verano: de junio a agosto las temperaturas se mantienen agradables, siendo julio y agosto los meses considerados como temporada alta. Las lluvias suelen tener lugar por las noches y son los meses donde hay una mayor concentración de festivales.

Otoño: los meses de septiembre y octubre ofrecen a los viajeros cielos despejados ideales para tener las mejores visitas de las montañas. El clima es frío y seco y se dan muy pocas precipitaciones. A partir de noviembre las temperaturas comienzan a descender, llegando a alcanzarse los -4ºC.

Invierno: de diciembre a febrero muchas carreteras quedan cortadas y los lagos completamente congelados. No es recomendable viajar en estas fechas. Se puede llegar a Lhasa por avión, donde las temperaturas pueden caer por debajo de los -9ºC.  Tenga en cuenta a la hora de planificar sus vacaciones, que durante los meses de febrero y marzo, coincidiendo con las celebraciones del Año Nuevo Tibetano, el país permanece cerrado al turismo.

Elija las fechas en las que desea viajar al Tíbet y nosotros nos encargaremos de diseñar para ustedes un itinerario a la medida de sus deseos.

 

 

Trekking en el Tíbet

Una de las mejores maneras de explorar las estribaciones del Himalaya, los glaciares, las escarpadas paredes rocosas y las extensas llanuras onduladas donde viven los pastores nómadas, es a pie.

Un poco de aventura, sin exigencias físicas extremas, puede ser lo que esté buscando: atravesando  praderas  abiertas con vistas a los imponentes  picos del Himalaya llegando incluso al Campo Base Norte del Everest.

O quizás prefiera disfrutar de una experiencia cultural más relajada visitando antiguos monasterios, rodeando lagos sagrados y deteniéndose en pequeños pueblos y asentamientos nómadas en el camino.

Cualquiera que sea la forma que elija para venir a contemplar la belleza natural de este lugar en el ‘techo del mundo’, su cultura  y la calidez de sus gentes, enriquecerá su experiencia de viaje.

Su viaje por el Tíbet le dará la oportunidad de conocer de cerca una sabiduría milenaria.

Su asesor de viajes en Enchanting Travels estará encantado de personalizar el viaje que mejor se adapte a sus deseos.

Festivales en en Tíbet

La vida en el Tíbet gira en torno a innumerables festivales religiosos. Son celebraciones que la gente espera durante todo el año. Sin lugar a dudas, una de las mejores maneras de descubrir las múltiples facetas de la cultura y la forma de vida tibetanas es participar en algunos de estos coloridos y vibrantes festivales.

El motivo de cada festival puede estar en torno al culto budista, a la celebración de las cosechas, los deportes, la etnia, etc.

Las fechas de los festivales se establecen en base al calendario tibetano. La mayoría de los festivales se organizan en los monasterios más importantes, como el Templo Jokhang, el Monasterio Drepung, el Monasterio Palcho, el Monasterio Retising y el Monasterio Tsurphu. La duración del festival puede ser de un día o varias semanas.

Entre los festivales más importantes se encuentran:

El festival de Shoton o Tibetan Opera Festival: coincide con el final del retiro de meditación estacional de los monjes budistas. Se celebra con actuaciones tradicionales y oraciones rituales. Por lo general, tiene lugar durante los meses de julio o agosto.

Festival de Thangka: han sido las celebraciones budistas más importantes durante siglos. Enormes tapices (generalmente tres) de Buda se despliegan para que los fieles los vean. Es un evento importante en el monasterio Tashilhunpo de Shigatse, la sede tradicional del Panchen Lama.

Festival de lámparas de mantequilla deTsongkhapa: los monjes y los fieles encienden innumerables lámparas de mantequilla de yak en los monasterios y hogares para rendir homenaje al Buda Shakyamuni. Tiene lugar en el mes de diciembre.

Festival Saga Dawa: festival que honra la vida y las enseñanzas del Buda Shakyamuni. Los tibetanos lo celebran con oraciones rituales, bailes, lámparas de mantequilla  y levantando nuevos postes de oración. Tiene lugar en el mes de mayo

Chokor Duchen o el Primer Festival del Sermón de Buda: como su nombre  indica, se celebran las primeras enseñanzas del Buda Shakyamuni cuando se revelaron las Cuatro Nobles Verdades del Budismo y se puso en marcha la Rueda del Dharma. Mes de julio

Garma Ri Gi o Tibetan Bathing Festival: un evento comunitario que marca el final del verano. Los tibetanos lavan la ropa y se bañan en las orillas del río antes de la llegada del invierno. Septiembre

Festival de danza Tsurphu Cham: el festival conmemora el trabajo del maestro budista indio, Guru Padmasambhava. En el monasterio de Tsurphu, situado a 80km de Lhasa y mandado construir por el primer Karmapa hace más de 800 años, se celebran bailes tibetanos con máscaras tradicionales, disfraces y música. Mes de mayo

Carreras de caballos de Gyantse: un gran evento social para la región de Shigatse. Otros eventos de carreras de caballos en todo el país marcan los deportes comunitarios y los eventos folclóricos centenarios. Las mujeres y los hombres tradicionalmente salen con todas sus galas en las carreras de caballos.

La Cultura Tibetana

Enchanting Travels Tibet Tours Buddhist Monk

En el Tíbet le esperan  majestuosas gompas (monasterios) con tejados dorados que relucen bajo cielos sorprendentemente azules. Las coloridas banderas de oración decoran el paisaje través de los puertos de alta montaña.

Las famosas pinturas de thangka son una pintura budista tibetana sobre algodón, con apliques de seda, que generalmente representa una deidad budista, escenas religiosas o mandalas. Los Tangkas se mantienen tradicionalmente sin enmarcar y enrollados cuando no están en exhibición.

Puede parecer que el tiempo se congela en el Tíbet; encerrado en el humo del incienso de siglos pasados y los cánticos de 1.000 monjes. Estos símbolos del budismo están incrustados tan profundamente en el paisaje como la religión de la cultura tibetana. El budismo en el Tíbet es un sistema de creencias omnipresente que considera sagrados tanto la cordillera del Himalaya como los profundos lagos de color turquesa; un lugar donde una brizna de hierba bien podría ser una encarnación del Bodhisattva.

La verdadera experiencia del Tíbet proviene de su gente. Déjese seducir por hombres y mujeres con vestidos con coloridos chubas, abrigos hasta los pies, confeccionados en piel de oveja, típico de muchos de los pueblos nómadas.

La música en el Tíbet también está profundamente arraigada en su religión. Asista a las ceremonias religiosas y locales para descubrir los sonidos inquietantes de las flautas tibetanas ceremoniales, tambores, cuernos largos y platillos, todo intrincadamente diseñado con símbolos budistas. Sumérjase en los sonidos místicos de los cuencos  y campanas de bronce mientras los monjes cantan mantras sagrados en largas salas de oración.

El idioma tibetano, hablado por seis millones de personas en todo el mundo, es tan místico como su cultura. También refleja su disposición educada y placentera: los tibetanos hablan lenta y en tono bajo. No hay saludos apresurados, ya sea que uno esté saludando a un amigo, un familiar o un extraño. El tibetano es un elaborado sistema de escritura y pronunciación.

Enchanting Travels Tibet Tours Shigatse
Las enseñanzas budistas y su hermosa escritura caligráfica adornan las ruedas de oración, banderas y paredes, aparte de otros elementos rituales religiosos.

No deje de visitar un taller de pintura thangka y ver a los expertos artistas expertos mientras trabajan pacientemente en apliques de seda, creando coloridas pinturas de deidades budistas tibetanas, escenas fantásticas del Himalaya o mandalas.

Cocina Tibetana

Durante su visita a los monasterios tibetanos, no se sorprenda si le sirven lo que parece ser un bol de serrín. Es Tsampa, harina de cebada tostada y seca, un alimento básico del pueblo tibetano. Excava en el tazón con los dedos y busca la masa de mantequilla de yak y el té tibio de mantequilla que está debajo, para conseguir una deliciosa mezcla.

La cocina tibetana, al igual que su gente, es simple, reconfortante y abundante. Se ha perfeccionado a lo largo de los siglos para sustentar a una población que tiene que sobrevivir a gran altitud uno de los y los entornos más difíciles del mundo. Los pilares de la alimentación son los cereales resistentes, como la cebada y el trigo, el queso y la mantequilla hechos de leche de yak, la carne de yaks, cabras y  ovejas, los fideos y los tubérculos. La cocina tibetana es definitivamente no apta para vegetarianos.

Los tibetanos disfrutan de las comidas con sus familias. Los platos de fideos y los panes de trigo el elemento básico, mientras que el arroz es un manjar que se disfruta en ocasiones especiales como el Año Nuevo Tibetano. El Shamdrey, un plato de carne, arroz y patatas, es uno de los platos estrella de la comida tibetana.

La comida típica entre los pastores nómadas y los excursionistas de alta montaña está generalmente compuesta por tsampa y churpi, un queso de leche de yak duro y masticable. Durante su viaje al Tíbet, seguramente probará muchas tazas humeantes de té salado con mantequilla  y carne seca de yak ahumada, ya sea frita o bañada en salsa picante.

Enchanting Travels Tibet Tours butter tea
Té de mantequilla

El budismo predica la no violencia con los animales. De acuerdo con esto, los tibetanos prefieren los grandes animales como el yak, el ganado vacuno, el ganado ovino y caprino a la pesca (el Tíbet tiene muchos lagos con un amplio potencial pesquero). La idea es tomar la menor cantidad posible de alimentos. El mismo sistema de creencias garantiza que no se desperdicien partes de animales. Por eso encontramos platos como el dropa khatsa picante, hecho de callos de ternera y gyuma o las salchichas de sangre rociadas con pimienta de Sichuan, o la lengua de ternera con chiles, ajos y cebollas.

Thukpa, noodle soup Enchanting Travels Tibet Tours
Thukpa: noodles tradicionales tibetanos

Disfrute de los tradicionales sabores tibetanos en las calles de Lhasa, en las cocinas de sus anfitriones locales, en puestos de comida y en los restaurantes.

  • Momos y shabaleys: las albóndigas al vapor rellenas con carne aromatizada son omnipresentes en toda la región.
  • Thenthuk: también conocido como “pull noodles”, contiene pequeños trozos de masa sumerjidos en un caldo humeante de carne y verduras guisadas. Sazonado con un poco de soja y vinagre, esta es una de las sopas más reconfortantes que probará en su vida.
  • Thukpa bhatuk: un caldo de carne deliciosamente salado con fideos bhatsa hechos a mano o pasta de trigo tibetano con rábano daikon, cilantro, tomate y cebollín.
  • Tsampa: este alimento básico tibetano está hecho de harina de cebada tostada que se come como bolas amasadas bañadas en té de mantequilla o como un polvo seco con té de mantequilla.
  • Churpi: un queso de leche de yak endurecido y masticable que crece dentro de la boca de manera misteriosa.

Historia del Tíbet

Las vastas llanuras del Tíbet, al norte del Himalaya, son más antiguas que las antiguas civilizaciones de China e India. Evidencias  arqueológicas indican que los primeros asentamientos humanos tuvieron lugar en el Tíbet hacia el año 10000 a.C. Los primeros  textos escritos pertenecen a la cultura Zhang Zhung, seguidores de la antigua religión Bön, anterior al budismo. Hoy en día, las montañas y los valles siguen desprendiendo ese halo de magia y espiritualidad, como descubrirá durante sus paseos a través de los espectaculares paisajes del Tíbet.

Durante el reinado de Songtsen  Gampo (SVII d.C) el Tíbet alcanzó su máximo esplendor, alcanzando una población de más de 40 millones de habitantes. Como ocurre repetidamente en la historia, la religión llega a veces de mano del matrimonio. El rey Songtsen Gampo se casó con dos princesas budistas, una de origen chino y otra de origen indio. Muchos tibetanos fueron enviados a India para aprender sánscrito y  traducir al tibetano la literatura budista. Una invitación personal del rey al maestro Padmasambhava, conocido en el Tíbet como Gurú Rinpoché (‘maestro precioso’), para enseñar la filosofía budista, es considerado el inicio del budismo en el Tíbet. Los tibetanos consideran a Gurú Rinpoché como el segundo Buda después de Gautama Buda.

En el siglo XIII, el ejército mogol consiguió finalmente entrar en el Tíbet y fundaron las dinastías chinas Yuan y Ching, que se unieron a la dinastía tibetana Ming.

En el siglo XIV, el imperio mongol y chino del Tíbet comenzó a debilitarse, allanando así el camino para el ascenso del Dalai Lama. El Dalai Lama gobernó el Tíbet hasta 1959.

Después de la invasión del Ejército Popular de Liberación de China, el Decimocuarto Dalai Lama se fue a  India. Desde entonces, la Administración Central Tibetana se ha mantenido en la India, supervisada desde las montañas brumosas de Dharamshala, que el Dalai Lama llama su hogar.

Solicitar información

Nuestro equipo de expertos les ayudarán a solucionar todas las dudas y preguntas que puedan tener. Rellene el formulario que encontrará a continuación y un asesor se pondrá en contacto con usted.

Llamenos:

España : +34 9318 45692

Envienos un email:

contact@enchantingtravels.com